Mastopexia o elevación de mama

En el proceso natural del embarazo los cambios físicos sufridos, secundarios a las hormonas, que aumentan considerablemente el volumen del pecho, una vez culminan con el parto cesan y todo vuelve a su estado original pero con la consiguiente caída debido a la expansión sostenida de los tejidos mamarios durante el embarazo que se agravan aún más cuando no se realiza lactancia  ya que esta con el ejercicio de succión del bebé favorece que los tejidos se retraigan. También existen casos de mamas caídas constitucionales o debidas a pérdidas considerables y abruptas de peso.

El procedimiento se realiza bajo anestesia general en régimen hospitalario y requieren un día de ingreso. La técnica más habitual y agradecida estéticamente es la conocida como T invertida. En ocasiones esta puede ser reducida con la implantación de prótesis.

De todas formas siempre recomiendo evitar cuerpos extraños y realizar con su propio tejido la reconstrucción cuando este es suficiente para recuperar la forma juvenil de la mama y si la paciente no desea más volumen.