Lifting facial

Es la elevación facial a través de la cirugía para restituir los tejidos dérmicos y grasos a un estado más lozano,vigoroso, juvenil; también conocida como ritidectomía o sea “extirpación de las arrugas”, secundarias al deslizamiento de la piel y estructuras profundas faciales, que se producen por efectos del envejecimiento que en algunos casos se puede acelerar por factores genéticos, psíquicos como angustias y depresiones y procesos biológicos derivados del estilo de vida, como hábitos tóxicos, malnutrición y medio ambiente contaminado.Se realiza en quirófano bajo anestesia general o local con sedación en régimen hospitalario.Aunque la intervención puede precisar de 3 a 5 horas, esta requerirá del tiempo que precise para conseguir un resultado satisfactorio.Sus riesgos incluyen todos aquellos que implica cualquier intervención quirúrgica, donde precise un corte, lo que puede provocar -sangrado al exterior o en el interior (hematoma) debido a un trastorno en la coagulación que descartamos mediante un estudio clínico previo.
-exposición de los tejidos al exterior con el consiguiente riesgo de infección, para lo cual administramos antibióticos.
-lesiones de estructuras profundas funcionales como nervios motores, en ocasiones con variantes excepcionales en su trayectoria y que rigen la expresión facial, lo que minimizamos con una disección quirúrgica exhaustiva que respeta los planos anatómicos.
Probablemente la técnica quirúrgica persiga un resultado duradero, pero también es cierto que su duración en el tiempo depende de la elasticidad particular de los tejidos de cada individuo, derivados de los factores causales antes mencionados.