Aumento de pecho

El aumento de pecho, aunque es un procedimiento contranatural, quizá sea la cirugía estética por excelencia, consiste en mejorar el aspecto femenino del busto, una parte importante de la sensualidad de la mujer.

Se realiza generalmente en régimen hospitalario bajo anestesia general y tiene tres vías de abordaje siendo nuestra preferencia en su orden la areola pezon, la axila y el surco; el lugar de implante también tiene tres opciones, para nosotros el sitio ideal es submuscular o subfascial, dejando en última instancia el subglandular, procurando conseguir un resultado natural y anatómico; implantando prótesis de silicona que hayan pasado todos los controles de las agencias españolas y europeas del medicamento y productos sanitarios, de fabricantes que garantizan la rotura de por vida, sustituyéndolas por unas nuevas en su caso.

Los inconvenientes de estas intervenciones giran en torno a las respuestas individuales del organismo al cuerpo extraño como prótesis y que es independiente de la técnica quirúrgica, que en ocasiones pueden requerir reintervenciones.