Abdominoplastia

Es la cirugía por excelencia para eliminar el exceso de piel y grasa del abdomen por debajo del ombligo hasta el pubis, y reparación de la musculatura abdominal subyacente cuando precise, que es la zona que más se estropea después de los embarazos o después de perdidas de peso o variantes oscilantes significativas del mismo.

Es una de las cirugías más agradecidas dentro de la estética corporal, se suele acompañar de liposucción complementaria con el fin de mejorar el contorno de los flancos laterales.

La cicatriz suele quedar oculta por la zona del bikini, y esta debe esperar aproximadamente 18 meses de maduración para ver su resultado definitivo, que por supuesto depende de la cicatrización particular de cada individuo en los que entran en juego la genética, el estilo de vida, hábitos tóxicos, etc.

Debe realizarse previamente un historial médico y paraclínico que descarte posibles contraindicaciones quirúrgicas o anestésicas.

Se recomienda adquirir nuevos hábitos alimenticios y saludables en general.

Los no fumadores suelen tener menos riesgos de complicaciones y por supuesto mejores resultados.

Se ha demostrado científicamente que el tabaco altera la circulación sanguínea lo que conlleva una incidencia más alta de sufrimiento del colgajo reparador superior con el consiguiente riesgo de necrosis.

Se realiza bajo anestesia general en régimen hospitalario.

El tiempo de intervención así como su estancia hospitalaria depende de la magnitud de la resección quirúrgica, y puede oscilar entre 4 y 6 horas y una o dos noches de ingreso.

En el postoperatorio debe llevar una faja especial para abdominoplastia y drenajes para eliminar posibles restos que emanen del interior.

La duración del resultado depende de los nuevos hábitos saludables adquiridos en el pre y el postoperatorio; aún así requeriría de muchos años para recuperar lo que hemos eliminado.

Como toda intervención requiere de una autorización por escrito para su realización, en el que se informa de los pro y los contras, mas conocido como consentimiento informado, que es un modelo específico para dicha intervención, realizado por la Secpre, sociedad española de cirugía plástica reparadora y estética para sus miembros.